El sur del estado está lleno de fértiles valles y sierras, que han sido el sustento de nuestra historia y ahora, son el compromiso de nuestro presente.
1149
post-template-default,single,single-post,postid-1149,single-format-standard,bridge-core-3.0.1,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.3,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-28.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.8.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-7

El sur del estado está lleno de fértiles valles y sierras, que han sido el sustento de nuestra historia y ahora, son el compromiso de nuestro presente.

En gira por los municipios de San Pedro Lagunillas y Compostela, visité tres escuelas en la ciudad de este nombre, para verificar las condiciones en las que aprenden nuestras infancias sean las adecuadas, y entregar uniformes y material deportivo.

Visité también la comunidad de Mazatán para supervisar las obras que se hacen a fin de derivar el cauce del arroyo y prevenir inundaciones como la que tuvieron en septiembre.

Y en la localidad de Cerro Pelón, en San Pedro, revisé los trabajos en curso y conversé con las familias para hacer míos sus reclamos sociales.

Las escuelas, especialmente en la zona rural, deben ser espacios para que las y los niños se vean atraídos al conocimiento y la creatividad, y tengan armas para vencer a los vicios. Este Gobierno se ocupa de que todas y todos ellos, los nayaritas del mañana, tengan espacios y sociedades dignos y cercanos para buscar su felicidad.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.