No podemos esperar al presupuesto federal en la materia cuando las necesidades educativas son de orden social y pueden cambiar el rumbo de una comunidad.
1453
post-template-default,single,single-post,postid-1453,single-format-standard,bridge-core-3.0.1,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.3,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-28.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.8.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-7

No podemos esperar al presupuesto federal en la materia cuando las necesidades educativas son de orden social y pueden cambiar el rumbo de una comunidad.

En la primaria 24 de Febrero, de la colonia Cuauhtémoc de la capital, los techos estaban en muy mal estado: inmediatamente procedimos con su rehabilitación, así como la de la cancha de usos múltiples y las áreas para maestros.

Un cambio en las instalaciones significa, también, un cambio de actitud y un cambio de raíz para las perspectivas de las y los niños que mañana, serán mejores nayaritas.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.